Ir a…

Sureste Diario

Región de Murcia

RSS Feed

20 septiembre, 2017

¿Qué fue de “Española del Zinc” en Cartagena?


19/06/2015 cartagena terrenos de española del zinc

19/06/2015 cartagena terrenos de española del zinc

REPORTAJE DE INVESTIGACIÓN. PARTE PRIMERA.

-HEMEROTECA REGIONAL-

“El juez imputa a tres exresponsables de Zinsa por delito ambiental en el solar de Torreciega” (24/01/2014 – La Verdad)

-El auto dice que se aprecian indicios de que la última directiva incumplió el deber de limpiar la parcela de Torreciega- Eduardo Ribelles

«Alguien debería acabar próximamente en la cárcel por el proceso que llevó al cierre». La investigación judicial en curso podría satisfacer la petición del último presidente del comité de empresa de Española del Zinc SA (Zinsa), Luis Gutiérrez. Los tres máximos dirigentes del consejo de administración, desde 2009 hasta su liquidación en 2011, se enfrentan a la imputación del juzgado de Instrucción número 5 de Cartagena por un presunto delito ambiental. El juez aprecia indicios de que incumplieron su obligación de eliminar los materiales contaminantes que siguen en la parcela de la empresa, en Torreciega.

La presencia de metales pesados y otros residuos de la fabricación de zinc fue detectada durante la investigación de un grave incendio en la zona de mayor concentración de esos compuestos, en el año 2009.

En junio de 2012, el mismo juzgado ya imputó por estos hechos al presidente del consejo de administración, Juan Martínez Martínez, que figuraba al frente de la sociedad en su etapa terminal. Pero en un auto de noviembre del año pasado, su titular, Ignacio Munítiz, accedió a la petición de la Fiscalía de meter en el mismo saco a Juan Manuel Pérez Pérez, que acompañaba al anterior como consejero delegado, y a Juan Manuel Manrubia Conesa, que hizo las veces de director gerente, en esa misma etapa. A ambos se les atribuye la misma responsabilidad que a Martínez: «eran perfectos conocedores de la situación de contaminación de los terrenos y, sin embargo, omitieron la realización de las tareas de descontaminación», pese a que «estaban obligados a ello», según el auto.

Condiciones del contrato
Para acreditar la responsabilidad de los tres directivos, el juzgado da por bueno el contrato de compraventa entre Zinsa y Quorum Capital Investment, firmado en 2006. En él se exigía el traspaso de unos terrenos perfectamente limpios en los que se pudieran construir tres mil viviendas. Quorum abonó 45 de los 150 millones totales. La revalorización del terreno, una vez limpio, habría servido para cubrir el resto.

Al eliminar las deudas, Española del Zinc habría podido impulsar el traslado de la actividad industrial a Los Camachos o indemnizar a los trabajadores, si no salía adelante el plan.
Pero la descontaminación nunca se hizo y lo que pretende el juzgado de instrucción número 5 es dilucidar quién fue el responsable de ello.

Las balsas, que ocupan entre un 35% y un 40% de los 600.000 metros cuadrados de la parcela de Zinsa son depósitos que almacenan los residuos de haber procesado zinc durante 50 años de actividad. Por eso, allí se acumulan desde inertes hasta metales pesados superpuestos en infinidad de capas. Una de esas balsas fue la que ardió la noche del 16 de agosto de 2009. El suceso coincidió con el momento en el que estaba previsto el cambio de propietario, en cumplimiento del acuerdo de tres años antes entre Quorum y Española de Zinc. También ese mes se agotaba el plazo dado por el Ayuntamiento para aprobar la recalificación de la parcela, de industrial a urbanizable residencial, de acuerdo con ambas partes y con la plantilla de 270 trabajadores de la empresa. Pero no fue así, dado el incumplimiento de Zinsa.

La investigación policial no permitió depurar responsabilidades criminales por el incendio. Pero la Administración regional ordenó sus propias pesquisas ambientales. La inspección ocular tuvo lugar en agosto de 2010, es decir, un año después del suceso. Y permitió comprobar la presencia de unos residuos que debían haber sido eliminados en los cuatro ejercicios anteriores.

Tres implicados en vez de uno
La investigación judicial en curso llevó a la Fiscalia a pedir, inicialmente, solo la imputación de Juan Martínez, como máximo responsable de la empresa. El juzgado hizo caso a la solicitud. Sin embargo, el auto del pasado mes de noviembre incluye también en el mismo paquete a los otros dos ejecutivos.

La responsabilidad civil subsidiaria de Quorum Capital Investment se mantiene, aunque su gerente, Steven Settels, ya no figure como imputado. Zinsa no tiene recursos para hacer frente al coste de descontaminación (veinte millones de euros, como mínimo). Por eso el auto señala en dirección a la actual empresa propietaria de los terrenos. Si el juzgado así lo considera, esto supondrá una carga económica más para ella.

Fuente:http://www.laverdad.es/murcia/v/20140127/local/region/juez-imputa-tres-exresponsables-201401270115.html

zinc-2

Española del Zinc – Cartagena – Hemeroteca

“La ruina de la empresa propietaria precipita la subasta del solar de Zinsa”

(27/7/2015 – La Verdad)

-El juzgado número 1 de lo Mercantil de Murcia autoriza la suspensión de pagos y la liquidación de la empresa que tiene los terrenos desde 2008 –  Eduardo Ribelles

Los terrenos de Española del Zinc (Zinsa), llamados hace una década a ser parte de la gran expansión urbanística de la ciudad hacia el noreste, se verán inmensos en los próximos meses en un segundo proceso de liquidación, que puede enterrar su futuro si el procedimiento judicial se complica. O desbloquearlo, si todo sigue su curso hasta la subasta y alguna entidad solvente se queda con la propiedad. De ello dependen la descontaminación de una zona parcialmente copada por balsas llenas de metales pesado y también las indemnizaciones para los más de 250 exempleados de la factoría de tratamiento de zinc.

A mediados de mayo, Quorum Capital Investment presentó una petición de suspensión de pagos y otra en la que instó a la disolución de la sociedad. Lo hizo en la jurisdicción mercantil de Murcia. El juzgado número 1 emitió el pasado 1 de julio un auto en el que su titular, Francisco Cano, atiende ambas solicitudes. Fuentes cercanas a este proceso indicaron que la sociedad no tenía otra salida. Lleva más de siete meses sin pagar a sus acreedores: la Sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb) o ‘banco malo’, y el Banco Popular.

• Toneladas de metales pesados, sin vigilancia ni plan de control

La empresa en proceso de liquidación está participada por Quorum Capital Partners (que forma parte del Grupo Durán, perteneciente al sector hostofrutícola). También figuran como propietarios la promotora Vivandia SL, de Totana, y Citarum Investment, que pertenece al mismo sector. Completa el lote Alojamientos y Servicios Bosca, una sociedad valenciana que ya lleva tiempo en liquidación y en concurso de acreedores.

Todo ha cambiado desde hace nueve años, cuando Quorum Capital Investment llegó a un acuerdo de compra del solar de Torreciegta con Española del Zinc. Corría 2006 y el sector inmobiliario estaba en su apogeo. Por eso se gestó esa sociedad formada por las empresas inmobiliarias, con el aval de la pujanza económica del Grupo Durán. Española del Zinc les vendió los 550.000 metros cuadrados de suelo industrial, por 142 millones de euros.

El lote era de dos parcelas. Una de ellas, más pequeña, está situada junto a la Avenida Tito Didio y estuvo inmersa en un proceso de segregación para su venta por separado que fracasó. La otra, mucho más grande, contiene las balsas llenas de metales pesados.
La sociedad compradora pidió préstamos por valor de más de 30 millones de euros para hacer el anticipo de alrededor de 40 por los terrenos. Dio un plazo de dos años para pagar el resto, cuando le fuera entregado el solar, limpio y listo para urbanizar. El acuerdo fue avalado por el Ayuntamiento, que se comprometió a cambiar el uso industrial por otro residencial si los terrenos eran descontaminados en 24 meses y los 250 trabajadores seguían con la actividad en otra planta o recibían las indemnizaciones por despido que les correspondían (unos 20 millones).

Zinsa incumplió el acuerdo, entró en concurso de acreedores y fue liquidada. Quorum Capital Investment se quedó con unos terrenos sin limpiar y tuvo que asumir la responsabilidad subsidiaria de pagar a los exempleados si algún día pretendía urbanizar y construir viviendas allí. Además, sobrevino la crisis, especialmente dura con el sector inmobiliario.

Seis años después, el juzgado número 1 de lo Mercantil ha admitido las peticiones de concurso de acreedores y de liquidación de la sociedad, cuyos promotores llevan siete meses de retraso en el pago de los créditos hipotecarios. Hasta ahora, solo ha habido dinero para pagar los intereses. El capital a devolver sigue intacto: 30 millones de euros. Ni el Sareb, que asumió los créditos del Banco de Valencia, de Cajamurcia y de la Caja de Castilla-La Mancha; ni el Banco Popular han querido ejecutar un embargo y quedarse con uno suelo que actualmente tiene nulas posibilidades de acoger una promoción residencial.

La única salida
El proceso para poner fin a Quorum Capital Investment será sencillo, según las fuentes consultadas. Sus únicas deudas son con los bancos, con lo cual no hay que seguir ningún rastro contable en busca de otras obligaciones de pago. Y el único patrimonio a liquidar son los terrenos contaminados. Todo esto supone que en unos meses los terrenos pueden salir a subasta. El problema es que por bajo que sea el precio, la sociedad o el particular que se quede con ellos heredará todas las cargas. Para saber si esto es un paso adelante o uno atrás habrá que esperar algunos meses.

Fuente: – http://www.laverdad.es/murcia/cartagena/201507/19/ruina-empresa-propietaria-precipita-20150719011113-v.html

                  – Sureste Press

Etiquetas: ,